1621
0

Palabras al esperar.

Publicado el , 16 de May de 2015
Es la vida la que me ha enseñado que

No puedo ni debo olvidarte, que al hacerlo

En amargura y llanto me sumerjo ahogando

La última ilusión que palpita en mis labios.

Por eso es que agonizo de la espera prefiriendo

Ese dolor tan melancólico en lugar de perderte.

Sin ti las noches son una tortura de suspiros

Que suplican por encontrarte desesperados

Por no hallar el bálsamo de tu presencia,

Me corta la respiración y me congela la sangre

Tener que vivir sin ti, pero en ciegas esperanzas

Me encuentra la madrugada dispuesto a soportar

Un desmesurado castigo si fuera necesario

Por encontrarte un día y ser en tus brazos

El certero color del cielo de tu amor.

Como las estrellas perdidas en el reflejo del inquieto

Mar, así me pierdo yo en el brillo celestial que

Tienen tus ojos al amar, en las fuentes cristalinas

De tus labios siempre puros y perfumados por

El misterio bendito de un amor real, como te

Amo reina de mis sueños, voluntariosa diva de

Mis anhelos quien es de los ocasos matiz perpetuo

Y de mis caminos señal divina.

Si es la luna única luz de las noches, eres tú

La única luz de mi vida y si es verdad ineluctable

Que los cielos son reflejo de los mares

Es verdad que en añoranzas yo te adoro.

Es la vida la que me enseñó a esperarte,

Y a sentirte parte inherente de mi piel,

Para llevarte en mis pensares como latido

Tierno y puro de mí ser, cuanto te extraño

Amor sincero de mis sueños, cuanto sufro

En la nostalgia profunda y recurrente con

La que a solas vivo esperando por ti.

Cuanto venero el delicado y eterno

Recuerdo de tu voz al que me aferro

Describiéndote en mis poemas, amándote

En mi ferviente desespero. Amándote En el loable

Deseo de mi alma.
- Para realizar comentarios debes iniciar sesión con tu cuenta de InkSide -

Este poema aún no tiene comentarios

Sobre el autor

Victor Porras

solo deseo hacer mis sentimientos palabras...



- Leer más del autor -
Domingo en la tarde

Domingo en la tarde. Sentado al lado de una fría taza de café veo el recorrido de los dorados rayos de sol en el suelo de aquella sala donde solía reír a carcajadas con ella. Pero ella ya me olvidó. Me lo dijo por tristes melodías de su distancia. Con su sil ...