564
0

Virtuosa

Publicado el , 29 de Oct de 2015
Virtuosa;
Quien le ve queda con esa sensación de encanto,
como quien ve a una adicta a sonreír,
acostumbrada a brillar.

Nadie puede imaginar lo que le ha costado
sostener sus movimientos,
solo su callar sabe lo que ve cuando mira
hacia atrás de su tiempo.

Sus anhelos tienen el sello de muy antiguo,
el rostro se le ha marcado
pero aun así le ofende la compasión,
simula en el hoy que todo está olvidado ya;

Ha aprendido a vivir muriendo.

Dejó el orgullo, se le volvió muy pesado,
un día despertó y vio que ya no era necesario,
le alivia convivir sin esa sombra gris que alguien le dejo ahí,
leo su historia contada por ella;
Sus días son el bosquejo de quién quiere
acercarse a su idea original.

Pero es que tiene amor;
Más allá de sentir lo que se dice que provoca el amor,
hace conocer el amor
a quien le ve, está llena de tanta gracia.

Quien le razona no podrá explicarse así mismo
la llenura de un gesto,
sucede que sonreír es el ademan más famoso de todos
y también la mueca menos comprendida.

Como Angeles ha encontrado
la manera de hacerse mostrar genuina
irradiando paz,
algún osado pensara que ha tenido mucha suerte,
más lo que si tiene es un enigma;

“El secreto más compartido entre los corazones
y a su vez el menos aceptado”

Nada más que ella desde hace ratos que ha dicho; Sí.
Se ha dejado amar
por quien sí sabe amar con su propia vida,
con sangre.





                                 
                                 
                                                    Roger Robles
- Para realizar comentarios debes iniciar sesión con tu cuenta de InkSide -

Este poema aún no tiene comentarios

Sobre el autor

Roger Robles

Cuidado con la poesía, nos absorbe vida cuando no sabemos manejarle, de ser así; con el tiempo es muy dura la pérdida, cuídate de sus cadenas. Víve antes de escribir.



- Leer más del autor -
Pastel

Pastel Éramos blandos ante el error del otro, disculpas claras, nos contentamos en aceptarlas, se desmoronaba el endiosamiento propio, recibiéndonos, un amor piadoso, así fue por mucho, después ya no. Las cosas cambian, solía pasarnos, al colmo de querer nunca ...