567
0

Apacible

Publicado el , 27 de Abr de 2016
Puede comenzar la vida para dos completos extraños con un simple –Hola,
pues las más grandes historias siempre tuvieron un inicio
quizás no estruendoso, pero si lo suficientemente fuerte
 como para comenzar a resonar en los oídos de quien escucha
y tan fuerte como los labios que los han de pronunciar.

El amor es una palabra insignificante
cuando se desbordan los sentidos en la profundidad de una mirada,
ya que el corazón solo entiende de bombear,
mientras el cerebro libera la dopamina
con la que se dominan los nervios, te hace sentir enamorado
y se suspira por un amor que con la distancia
hace una adicción quizás profunda,
quizás perpetua!

Es en ese instante que escuetamente busco paz,
pero la paz que tanto anhelo esta entre tus labios
que endulzan como la miel… y en los cuales me pierdo con inocencia
y es cuando apuesto mi corazón ante la bondad de la credulidad

Porque solo así se reconcilian el alma y el cuerpo,
armoniosamente… como un todo sin ser nada,
inescrupuloso, invicto y puro yace el amor,
desde la profundidad del ser se construye el sueño
que tanto se anhela entre dos personas

Y ahora la responsabilidad de mantener latente
este dilema se extiende a dos almas que comienzan a latir
como una luz que no logra extinguirse aunque la distancia se oponga,
 el camino se extienda y separe los cuerpos

Solo la perseverancia permitirá
que el amor perdure por el tiempo en el que se unan
los besos eternos que el viento susurra suavemente sobre tus mejillas:
con éxito lograras recibir mi amor incondicional
pues desde el calor apacible de mis labios
evoco tu nombre como estandarte de mi inspiración:
Amor!
a quien estas palabras llegarán en el momento preciso
para hacerle sonreír. 
- Para realizar comentarios debes iniciar sesión con tu cuenta de InkSide -

Este poema aún no tiene comentarios

Sobre el autor

Yarilennys Bastos Meza



- Leer más del autor -
Lisiado

Estallando de frustración cada día se levanta un cobarde, una infamia que regala la decisión de conquistar su ruina mientras libre de toda la abstinencia sumerge la cabeza en el fango, en vano se limpia los ojos y se le escurre la vida. Más que un absurdo desconsuelo ent ...

Recomendados