148
1

Merced A Ti, Fiel Guardián

Publicado el , 3 de Abr de 2018
Merced A Ti, Fiel Guardián

Cuando me dijiste vuelve, despojé todo mi ser por tí

Cuando mi corazón se encontraba solo y confundido

Arribó tu voz que me guió por un camino lleno de luz.


De qué sirve caudales de oro y mujeres hermosas

Si en la huerta de tu corazón no se cultiva el amor

De qué sirve el alma, si se halla vacía y prisionera

La mente perturbada donde solo habitan penas.


Es oportuno y ameno decir, merced a ti mi Dios

Vivir nuevamente la comunión como tu hijo que soy

Encontrar lo que en mucho tiempo dejé de buscar

Congregarme a ti, mi maestro sabio y espiritual

Aquel ser Divino donde siempre hallaré felicidad.


Jamás olvidaré el día que la deidad se hiciera realidad

Cuando mi alma naufragaba en completa oscuridad

Llegaste tú y le diste una nueva trayectoria espiritual

Ahora entiendo que tu palabra será mi única verdad

Te pido que alivies mi corazón y lo sacies de tu amor

Para sentir algún día un nuevo gozo en mi interior.


De diversas maneras siempre sentiré tu infinita bondad

Donde quiera que me encuentre protegerme de la maldad

Del rebaño del pastor fui el cordero que un día se extravió

Soy solo un pobre infiel que solo busca de tu perdón

Merci, gracias, gratias, arigato, thanks, obrigado, grazie

Son infinidad de palabras con el objetivo único de alabarte.


Infinitas gracias por ser nuestro fiel guardián protector

Que solamente será visto con los ojos del amor

Merced A Ti . . . Padre salvador.


Copyright 2012-05-30 Alejo is Fenix

- Para realizar comentarios debes iniciar sesión con tu cuenta de InkSide -

Este poema aún no tiene comentarios

Sobre el autor

AlejoFenix

Simplemente Alegría define mi personalidad y siempre recuerdo que soy; uno mas, pero no como lo demás... :)



- Leer más del autor -
El día que te tenga

Arrúllame en silencio al son del tenue eco de tu palpitar, Como anhelo tus suaves labios rozar Contemplar tus finos ojos al amparo de una luna ancestral, Ella, la mujer que agrieta mi corazón por la que padezco cautivo sin uso de razón. Algún día me querr&a ...