34
0

La Luz de tus ojos.

Publicado el , 7 de Nov de 2018

Como extraño el calor en esta mañana de abril, el mundo solía ser más luminoso o al menos eso creo, no sé que será peor, si quedarme abrazando la fría almohada junto al inmenso espacio que dejaste en la cama o abrir la ventana para observar un panorama gris sin movimiento que solo me recuerda una fotografía antigua que se hace cada vez más difusa. La noche fue una batalla frenética entre la fatiga de mi cuerpo y la fuerza de tu recuerdo, pues el cansancio me traiciona obligándome a cerrar los ojos y es como de golpe aparece tu mirada calcinante, deja de mirarme te suplico, deja de mirarme o permíteme mirarte para así poder conciliar nuevamente el sueño, pues las huellas del dolor y el insomnio ya hicieron de mis ojos su morada.

El tiempo parece haberse detenido en las calles, lo único que no para de caer es la lluvia en mi espalda lavando lentamente las huellas de tus dedos que dibujaron un te amo en una tierna caricia como quien desea hacer la obra de arte más perfecta; mis pasos se hacen cada vez más lentos en una atmósfera caótica donde desconozco mi destino, solo sé que en ningún lugar deseo estar y me abrazo tembloroso mientras respiro un aire helado que es tan pesado como cargar con tu ausencia y aunque sé que las palabras que te escribo ya quedan en la página que acabas de girar debo romper el silencio y decirte que han muerto las aves que cantaban en nuestra ventana aquellos días amarillos cuando el mejor despertador era un beso en el cuello, mientras tratabas de colarte bajo mi brazo.

Me hallo confundido en un mar de pensamientos, sin poder comprender que es lo que siento, solo puedo asegurar que el firmamento entiende mi tristeza pues llora y ruge de ira, mientras mi pecho sangra los caudales de caricias que se sumergen en la nostalgia, apágate nostalgia, apágate distancia y tráeme de nuevo la luz del sol, la luz de tus ojos que me calienta el alma y que así de nuevo florezca mi jardín y regresen las aves a la ventana para alegrar con su canto nuestras mañanas.

- Para realizar comentarios debes iniciar sesión con tu cuenta de InkSide -

Este poema aún no tiene comentarios

Sobre el autor

Éliot, Enamorado De La Luna.

Hola, Soy Héctor, tengo 30 años y soy un amante de las letras, me apasiona la escritura y los efectos que esta genera en el lector, deseo que mis palabras los toquen con el mismo sentimiento con el fueron escritas, que desde lo más recóndito de su ser se exterioricen sentimientos producto de estos versos que saltan desde mi pensamiento y que son traducidos por mis manos.



- Leer más del autor -
Evocación

De nuevo en esta estación, parece como si de fondo escuchara lenta la percusión que nos acompañaba esa tarde cuando cantabas esa canción, disculpa, si no recuerdo el título mi gigante hombre, pero solo sé que se me enchinaba la piel al escucharte cantar ...