Samuel Vasquez

Samuel Vasquez

Publicado el , 11 de Jul de 2018
Samuel Vásquez nació en Medellín en 1949. Poeta, dramaturgo, músico, pintor, crítico de arte y profesor de diseño, pintura, estética e historia comparada del arte contemporáneo en varias universidades. Fue curador de las bienales de arte de Medellín. Es fundador y director del Taller de Artes de Medellín, que congrega teatro, música y artes plásticas. Como director del grupo de Teatro del taller, ha puesto en escena quince obras, entre ellas, de Kafka, Beckett, Genet, Arrabal y de su propia autoría, como Técnica Mixta y El Bar de la Calle Luna. En 1992 le fue otorgado el Premio Nacional de Dramaturgia. Es autor de los libros: El sol negro (Teatro); Raquel, historia de un grito silencioso (Teatro); El abrazo de la mirada (Ensayo); Las palabras son puentes que nos separan (Poesía).

LA PALABRA
No  SABEMOS QUE SABEMOS hasta que otro nos oye, hasta  que  otro  pregunta  nuestras  preguntas,hasta que otro calla cuando decimos algo.
Lo  que  escribimos  ya estaba  dicho,  pero  corre  elriesgo  de que el viento  de la memoria  lo  arrastre hasta el rincón cenizo que esconde  el tiempo.
La escritura salva al recuerdo de desvanecerse en el aire del verano.  Entonces  la palabra  se colma,  es algo más que ella misma, desborda su propio vaso. La escritura es una forma de la gratitud.
La  palabra  se  mira  en  el espejo  y  no  se ve  a  simisma, ve a otro reflejado en él. Pero no se trata de una   cualidad   fantasmal:   La   palabra   arranca  el azogue al espejo y lo transforma en ventana. La palabra inmola su imagen en el crisol que da forma aotro. Se inmola y no renace de sus cenizas sino que inaugura una ventana hacia allá, hacia donde no habíamos mirado.
Su ritmo y su melodía la salvan de su inexistencia como el agua del rio, como el viento que da forma al árbol del estilo.
La palabra es como el aire que no vemos y no podemos vivir sin él. Pero tal como la brisa pierde el tiempo en el desierto, la palabra pierde su canto ante el oído astuto colmado de cera.
Lo invisible suple necesidades no satisfechasComo el amigo invisible del niño.Como el dios del adulto.Como el recuerdo futuro del viajero.
"La palabra Ie da de comer al enigma"   Mi ciudad Del libro
Las palabras son puentes que nos separan Señor forasteroen mi ciudad se fabrican los mismos ladrillospara la cárcel y el temploEn mi ciudadde la misma troza de maderase hace una cama y un fusilEn mi ciudadal agricultor lo han convertido en jardineroEn mi ciudadoigo desde la puerta del bancoal oro que se burla de míEn mi ciudad, señor forasterohe sentido orgullo de ser humanoy vergüenza de pertenecer a la humanidadEn mi ciudadlos árboles no trabajanpero nunca pierden el tiempo*El panha partidoal hombreen dos

Fotografia tomada de: http://www.laotrarevista.com/2015/08/samuel-vasquez-echar-las-cartas/
  • Noticias
- Para realizar comentarios debes iniciar sesión con tu cuenta de InkSide -

Este evento aún no tiene comentarios