21
0

Cenizas

Publicado el , 8 de Nov de 2018

La luna radiante alumbró

nuestro amor lleno de encantos sutiles;

pero llegó la niebla y opacó

nuestro cielo colmado de luceros.

 

Te amé hombre

 de mis sueños, como nunca

en mi vida he amado; con una fe

leal y una pasión sin igual.

 

Cuando entraste en mi altar formaste

un sagrario para los dos comulgar,

con el amor ejemplar de Dios

que nos colma de bendición total.

 

Yo recibí tu templo vivo del Padre,

Y habité en él por muchos años;

hoy el templo se derribó, y quedó

hecho cenizas, lo que fue nuestro amor.
- Para realizar comentarios debes iniciar sesión con tu cuenta de InkSide -

Este poema aún no tiene comentarios

Sobre el autor

Inés Betancur Arango

Declamadora de la ciudad de Medellín.



- Leer más del autor -
Desolación

El ave emprendió su vuelo, partió para tierras remotas, de inmediato fue cubierto el nido de frío y de tenue vacío. Un lugar desolado quedó e inútil se tornó su rescate; nostalgia habitó su entorno, y fue menest ...