11
0

La justicia de Dios

Publicado el , 7 de Nov de 2018

Haré cada cosa conforme a tus deseos

Pues ante este desierto nada más veo,

El oasis de mi amor reverdece en las dunas

Oscuro y silencioso como una noche sin luna

 

Más tu mano se aleja de promulgar justicia

Cuando te sumerges en el pozo de la malicia

Y entonces vas tan lejos de mis caricias

Hacia ese mundo que se abre sin mayor pericia

 

Mas cuando hablo de lo divino, del poder del cielo

Contemplando tus ojos ¡Oh justicia!  solo encuentro el hielo

Que dejó el pasado sobre tu espalda y tu pecho

No es justo este lamento, ¿qué de malo he hecho?

 

Y si justicia eres por qué no miras de nuevo

Hacia ese “Fuimos” que en mis dedos llevo

Para que no muera el agonizante anhelo

Te lo suplico hoy.. Por favor, rompe el hielo

 

Ven a mis brazos como la más justa amiga

Regresa a mi pecho de donde emana vida

Que puedo llorar por tu arrogancia.

Pero sería más justa tu presencia

Deseo que muera de ti la carencia

Y aunque no lo explique la ciencia

La justicia y la verdad son de mi preferencia

Así parezca que quiero colmar tu paciencia

Eres mi religión, mi más sagrada creencia

Y en ti justicia de Dios morirá la indiferencia

Cuando te reflejes en estos ojos que por coincidencia

O azar de la vida se estrellaron con tu exuberancia

Trayendo como consecuencia, el dolor de tu ausencia

Y aunque suene a redundancia, espero tu justicia

Justicia divina, justicia de Dios.

 

 

- Para realizar comentarios debes iniciar sesión con tu cuenta de InkSide -

Este poema aún no tiene comentarios

Sobre el autor

Éliot, Enamorado De La Luna.

Hola, Soy Héctor, tengo 30 años y soy un amante de las letras, me apasiona la escritura y los efectos que esta genera en el lector, deseo que mis palabras los toquen con el mismo sentimiento con el fueron escritas, que desde lo más recóndito de su ser se exterioricen sentimientos producto de estos versos que saltan desde mi pensamiento y que son traducidos por mis manos.



- Leer más del autor -
La luz de tus ojos.

Como extraño el calor en esta mañana de abril, el mundo solía ser más luminoso o al menos eso creo, no sé que será peor, si quedarme abrazando la fría almohada junto al inmenso espacio que dejaste en la cama o abrir la ventana para observar un panoram ...