194
2

Mantra LXXI

Publicado el , 2 de May de 2020
Mantra LXXI

Dedico mis versos a los muertos,

en homenaje a las hojas secas y dormidas que les dan cobijo,

en recuerdo de sus heroicas concupiscencias.

 

Dedico mis versos a los heresiarcas,

poetas dúctiles como el plomo,

palpitantes de delirios insomnes y apostasías prosaicas.

 

Dedico mis versos a los opiómanos,

Coleridge, Hoffman, de Quincey, de Nerval, Poe, Gautier, Rabbe, Baudelaire, 

Collins, Maupassant, Rimbaud, Willy, Yeats, de Pouvourville, Jarry, Laloy, Farrere,

 Maurice, Rouveyre, Cocteau, Vaché, Desnos, Malraux, Vailland, Daumal,

barruntando sus resacas rosas y cálidas bajo el cielo desnudo.

 

Dedico mis versos a los sodomitas de Gomorra y a las musas de Lesbos,

consortes de Safo, parias de una moral moribunda,

que se redime a sí misma en el espejo de las abyecciones.

 

Dedico mis versos a los suicidas,

los que yacen arrullados por cantos de cigarras,

de sueños alienados y febriles, escoltados por las cornejas noctámbulas.

 

Dedico mis versos a los demonios caníbales,

en sus saturnales opíparas,

degustando corazones en almíbar y almas adobadas en curry.

 

Dedico mis versos a los blasfemos enfermos y desorbitados,

inmunes a los dogmas y sus sevicias,

frutos maduros del desamparo y la renunciación al molde

como veneno en hojaldre,

presto a la digestión,

por decantación,

y a un paseo hacia el más allá…

en clase turista.

- Para realizar comentarios debes iniciar sesión con tu cuenta de InkSide -

Este poema aún no tiene comentarios

Sobre el autor

Rodríguez-Loaiza

Antropólogo de formación

y docente por vocación.

Aprendiz de poeta por obcecación.

Sin más datos conocidos.



- Leer más del autor -
Mantra xciii (corvidae)

Flotan las nebulosas, empapadas en vinos de lejanía, acompañadas por el silencioso cortejo de los faros ahora muertos, espiando ese vuelo crepuscular, medular, intoxicado de noche, ebrio de soledad.   El mundo ahora ...

Recomendados